10 de diciembre de 2012

Reflexiones después de una semana off-schooling

 

Los padres proponen y los niños disponen, o esa es la idea que saqué en claro de nuestra segunda semana off-schooling de este año escolar. La primera semana fueron unas vacaciones tardías en la playa. Ya sabéis: familia, comidas de mamá (de la mía), playa, guirilandia...


Pero esta segunda semana era una especie de prueba, porque yo quería aprovechar para poder hacer cosas distintas a las habituales. Yo había propuesto el lapbook de las capibaras y la vuelta al mundo en Navidad.

Y ahí quedó todo, en una propuesta. Hice un poco de strewing, pero el pez no picó. Decidió que prefería dedicarse a nadar sin rumbo fijo por los mares del juego, los cómics y los dibujos en televisión. Así que yo me dije, "bien, quizás esto significa que podemos hacer un poco de unschooling. Igual hasta podemos dedicarnos al unschooling de forma indefinida". Justo entonces Isabelle decidió que iban a probar a hacer unschooling una temporada, y me dije de nuevo, "qué casualidad; lo que necesito para ver cómo evoluciona una familia que pasa de hacer un cole en casa bastante estructurado a una forma de aprender basada en lo que motiva al niño".


Pero no duró mucho, porque pocos días después Isabelle publicaba sus reflexiones sobre esos días, decidiendo que no es lo suyo como familia. Yo, en ese momento, pensaba algo parecido. Se me había ocurrido dejar diciembre libre, dedicándolo a ver cómo se lo tomaría Joel, si esto le estimularía de alguna manera. Pero, como Isabelle, no pude aguantar lo suficiente la prueba.

Bien, tampoco es eso. Si considerara que realmente el unschooling le iría bien a Joel, no me echaría para atrás tan pronto. Si él lo pidiera, también lo haríamos. Pero pasó que lo que me gusta, lo que veo que por el momento le es más útil a Joel, es planificar un poco los días, que sepa lo que le pido que haga cada día, aunque al final no llegue a todo lo que planifiqué (mea culpa, como dice Vina, porque seguro que es que yo planifico demasiado ampliamente para un niño de su edad).

Joel va aprendiendo cosas básicas poco a poco y además tiene tiempo para hacer lo que a él le gusta: jugar con su hermana, jugar con la Nintendo -los fines de semana, ¿eh?-, ayudar un poco a su padre, desmontar maquinitas que no funcionan, quedar con sus amigas, leer tebeos de Mortadelo y Filemón, ver dibujos en la tele...


Ayer se le ocurrió que quería usar la Nintendo a las tantas de la noche. "¿Estás loco?" -bueno, no se lo dije así, fui más polite. "¿Qué horas son estas para jugar con la Nintendo?". "Pero si la quiero para pintar, para aprender a pintar con el juego tal" (no sé cómo se llama: ¿el maestro de pintura?). "Pues lápiz y papel". "Pero...". "Y si quieres saber cómo pintar, tu padre tiene varios libros que enseñan a pintar a principiantes y que él no usa nunca" (esto último no lo dije pero lo pensé).

Nos fuimos a la estantería, sacó un par de libros, y hoy se ha dedicado a hacer dos dibujos al natural, de limones y naranjas. Uno con pasteles y otro al carboncillo mezclado con pastel. Su intención es seguir pintando (me pregunto por cuánto tiempo). Un niño al que nunca le ha gustado pintar ni dibujar. Muerta me quedo del asombro.

Pues eso, resumiendo y con moraleja: cada persona sabe lo que le motiva, lo que le gusta, lo que quiere aprender. A mí me gusta planificar el cole que hacemos en casa, pero evidentemente siempre pensando en que la planificación no tendría que ocupar más de tres o cuatro horas al día (y ya me estoy pasando), porque el resto del tiempo ha de ser para el niño, para que se conozca, que se descubra como persona, que se aburra y que se dedique a probar lo que le salga en gana cuando tiene una semana off-schooling o en su extenso tiempo libre, gracias a ser educado en casa, de manera semiformal.


11 comentarios:

♥ meninheira ♥ dijo...

Jo, no me dejó comentar en tu FB :P

Decía que me encantó!! y el de Isabelle!! podíamos hacer un mix XD

Yo que me declaro homeschooler sin verguenza ninguna creo como le han dicho a Isabelle que es una forma de vida, hay que ser de una manera y nosotras no somos así, yo también he probado -durante meses- el unschooling y no, no me convence, yo no soy "así" y no lo digo de forma despectiva de ninguna de las maneras, he aprendido mucho sobre unschooling porque conocí a una mamá que lo es y lo cierto es que gracias a ella me he "reconciliado" con el unschooling, pero lo dicho, esto es algo que se lleva dentro.

Besiñossssssssss

Marvan dijo...

Amen.
Me encantó.
No sé lo que tiene el "unschooling" últimamente pero atrae jajaja. Yo creo como Meni, que no es para todo el mundo, ni para todos los padres, ni para todos los niños. Y no pasa nada.
Sería como pensar que fuera "mejor", pero no es así. Es "diferente" y nada más. Además también creo que está muy mal interpretado a veces y también muy mal llevado a la práctica a veces.

Acabo de leer además el big book of unschooling de Sandra Dodd, Guru del unschooling. Pero el final que han tenido sus hijos no es el final que yo quiero para mis hijos ni es el final que mis hijos mismos quieren para si mismos: trabajar desde los 17 años en una tienda de juegos de ordenador no es lo que nosotros tenemos como meta. Ya sé que puede sonar "pedante" o "no sé qué", pero es así. Este estilo de vida no es para nosotros, no va con nosotros, como igualmente no me va el estilo de poner la corbata al niño cada mañana para que vaya al colegio de pago. También es un estilo de vida, otro, pero que no nos va.

Yo estoy feliz con mis 4 planificaciones y después dejar las cosas fluir. ¿va bien la planifición? estupendo ¿sale otra cosa interesante? estupendo ¿hoy fue un desastre la planifición pero hicimos esto y lo otro? estupendo....

Yo sé adonde voy, los niños saben adonde quieren ir (bueno, a su manera jejeje) y sabemos qué estamos haciendo o sabemos qué es lo que no hemos hecho y porqué no lo hicimos (porque nos interesaba más lo otro).

Por cierto ¡qué foto más diver de los niños al final!!!! En plan foto escolar?????

♥ meninheira ♥ dijo...

Marvan, ha sido muy iluminador lo de los hijos de la Dodd trabajando desde los 17 en una tienda de videojuegos, gracias por contarlo!!

Sabes, siempre que toco este tema, me acuerdo de la charla aquella que tuvimos en el parque ¿te acuerdas? :)

Besiños a las dos
m*

Marvan dijo...

Hombre, y tanto que me acuerdo.jejeje, que por cierto, el viernes te echamos de menos!!!!!
Oye, que yo no tengo nada en contra de los jóvenes que trabajan en una tienda de videojuegos hé. Además hay algunos que se ganan una fortuna con esto.
Pero me llamó la atención y lo dicho, que no es nuestro estilo ;).

Maria Calderón dijo...

Me adhiero a vuestros comentarios.

El unschooling es otra filosofía más, ni mejor ni peor. ¿Sabéis lo que no me gusta de ella, ahora que no nos oye nadie? Que muchas veces he tenido la sensación de que algunos de quienes la practican sí creen que es la "mejor" de todas, como dice Marvan.

E incluso he leído por ahí a gente que para explicar el unschooling empieza por hacer de menos al resto de los métodos educativos, englobando al homeschooling y al colegio en un único bando de atentado contra el aprendizaje natural de los niños.

Pero supongo que esto es como todo, que en todas partes hay extremistas de sus ideas.

Una vez leí en algún sitio de educación clásica que si no se presentaban ciertos conocimientos a los niños, ¿cómo iban a saber si les gustaban o no? Si uno no les lee fábulas, o les habla de Sócrates o de las matemáticas avanzadas, ¿cómo sabrán que existen y que a lo mejor son su futura pasión?

Evidentemente, un unschooling hecho con sentido común será una gran cosa, pero por el momento no es lo mío.

Lo que sí es cierto es que tengo la idea de, en el futuro, según vayan creciendo los niños, ir orientando lo que desean estudiar. Es decir, si a Joel le sigue sin gustar la historia, pues a partir de una cierta edad, que no la estudie. Si prefiere la tecnología, que se dedique más a eso.

Pero unos conocimientos básicos de muchas cosas son fundamentales para moverse en el mundo actual, porque simplifican la vida y porque ayudan a que no te tomen el pelo.

1beso, chicas. PD: Me encantaría haber estado en esa charla del parque de que habláis.

Marvan dijo...

Amen de nuevo jejeje.

Yo a veces lo comparo un poco con cómo creo que se sienten algunos padres que llevan los niños al colegio cuando nosotros hablamos del homeschooling. Los homeschoolers también a veces pecamos de hablar como si "lo nuestro" fuera lo mejor. Yo intento no caer en la trampa (que no siempre lo consigo) porque sinceramente no creo que el homeschooling SIEMPRE es mejor que el cole. Lo que pasa es que a veces yo también hablo de cosas "malas" del cole y mi educación en Casa me parece lo más fantástico del mundo y caigo en la trampa y entonces los demás que llevan sus hijos al cole se sienten atacados y dicen que nosotros hablamos con "aires de superioridad" jejeje. (y creo que a veces tienen razón en algunos casos, no me gustan las críticas flagrantes al colegio, hay colegios que hacen muy bien su trabajo dentro de lo que pueden y hay padres fantásticos que llevan sus hijos al cole)....

Total, creo que con el unschooling pasa un poco lo mismo. Los que hacen el Unschooling, está claro que creen que es "lo mejor", si no, no lo harían diría yo. Pero una cosa es pensar que es lo mejor y otra cosa es que realmente lo sea.... ;). Sin duda para algunos niños será "lo mejor", pero para otros desde luego no lo será, esto también estoy segura.

Creo que el error está en generalizarlo. Lo mismo que la educación en casa no es lo mejor para todos los niños, el unschooling tampoco es lo mejor para todos. De echo, no hay nada "lo mejor" para todos, porque ¿todos somos diferentes verdad? Entonces ¿cómo podría ser que a todos los niños les fuera bien la misma manera de aprender?

Y creo que otra cosa que influye mucho es algo que tiene el unschooling MUY atractivo. Creo que es algo que en el fondo a todos nos gusta, pero como si fuera una utopia. ¿No nos gustaría a todos poder decir?: mi hijo lee y yo no le enseñé o bueno, solo le enseñé lo que él quiso saber. Mi hijo sabe mogollón de mates y todo por propio interés. Mi hijo lee tochos y solo porque quiere. Mi hijo construye de todo y solo por su propio interés....

Creo que el unschooling a veces nos pinta "el hijo perfecto" cuando este realmente no existe. Desde luego yo no me lo creo que existe y así tampoco me creo que el unschooling sea tan perfecto como algunos lo quieren pintar.

Como dije, acabo de leer el libro de Sandra Dodd y hay algo que me gusta en ello. Ella no lo pinta como fácil y maravilloso sino como un trabajo duro a todas horas. Y creo que así es (el homeschooling también lo es jejeje). Pero lo que me falta en el libro es sus errores. ¿Dónde están sus errores? Porque no me creo que no cometió ninguno, de echo sé que cometió errores porque lo comenta en otros foros.

El unschooling no es perfecto, es mucho trabajo y dedicación por parte de los padres y a algunos les irá bien y a otros no.

El homeschooling no es perfecto, es mucho trabajo y dedicación por parte de los padres y a algunos les irá bien y a otros no.

Llevar los niños al cole no es perfecto, quizás no es tanto trabajo pero si uno quiere estar presente y saber por dónde van sus hijos, asistir a reuniones de AMPA's, ayudar con deberes y estar por los niños cuando están en casa y estás cansado de tu trabajo... también es duro y necesita dedicación de parte de los padres.

Marvan dijo...

Todo tiene sus pros y contras, lo que pasa que el unschooling parece la utopía. También hay mucho malententido sobre el tema y también hay muchas maneras de hacer unschooling. Incluso después ellos mismos se dividen entre unschooling "normal" y unschooling "radical". Que luego de nuevo los "radicales" parecen ser "mejores" que los "moderados".

¿Y si dejáramos un poco de darle tanto nombre a todo? y dijéramos simplemente: yo no llevo los niños al cole y lo hago a mi estilo, que desde luego no hay ninguno más en el mundo que lo hace como yo. Y tal como lo pienso.... no lo hago tan mal, aunque, se puede mejorar ;)

Ups, me he enrollado....
Y sí, a nosotros también nos hubiera gustado que etuvieras en la charla del parque ;)!!!!

Maria Calderón dijo...

Bravo, Marvan, qué bien te explicas. Totalmente de acuerdo.

Yo me quedé con lo que leí una vez de Azucena Caballero, que decía algo así como que habían elegido el homeschooling porque era lo mejor para su familia. No porque fuera lo mejor del mundo en educación, sino porque a su familia le iba bien. Y eso es lo que digo cuando me preguntan por el tema: a nosotros nos va bien.

1beso.

Sylvia O. dijo...

Marvan, que casualidad!!Hace poco también leí el big book de unschooling ( buenooo no lo acabé jejeje) y aunque me pareció interesante me faltó un poco la parte de "de los errrores tambiñen se aprende" y también pensé que bueno vale sus hijos se han sabido buscar la vida pero no es exactamente la visión que tengo para mis hijos ni ellos mismos ( bueno ahora son pekes aún). Pensé que estaba siendo injusta y algo pedante como has dicho y me guardé mi opinión jajaja

Yo tengo muuuuy claro que el unschooling no es para todos y menos para mi. Me pueden atraer ciertas cosas ero no siy capaz de dejar fluir de tal manera que pueda ocurrir lo que sea, incluso ver la tele todo el día ( y eso sería un estrés para mi jejeje). Cuando yo hablo de desecolarizarme o de tener un mes sabático siempre me refiero a no planificar tanto, a ser másd flexible, a hacer otras actividades no tan académicas, o trabajar en un proyecto más a fondo sin hacer lengua o mates durante un tiempo ( no muy largo eh). A veces me han enviado mail preguntando que tal nuestra experiencia unschooling y he tenido que contestar que nosotros no hacemos tal cosa, simplemente quizás no somos tan super meticulosos en nuestro curriculum. Me ha hecho gracia que por un simple post en mi blog haya gente que piense que tengo la clave para pasarse al unschooling. Creo que más que un método, es un estilo de vida y conozco a gente que lo vive con tanta pasión que les sale bien pero nosotros no somos tan alternativos. Somos bastante corrientes la verdad. Me gusta preparar material y lecciones y proyectos para mis niños, es mi "trabajo" y me dedico a eso en cuerpo y alma, no soy capaz de esperar que se encienda una chispa para salir corriendo en esa dirección. Me gusta verlo como un buffet de aprendizaje que les proporciono y ellos me dicen hacia donde prefieren ir en ese momento y entonces les acompaño. Hay mucho reajuste por medio, hay cosas que he dejado de lado y hay otras que he impuesto ( con amabilidad eh) pero que creo que son necesarias para su futuro.

A mi en todo esto lo que me "molesta" es que por educar en casa parece que tienes que ser super alternativo, que sé yo...el pack completo con hábitos alimentariso diferentes, super crianza respetuosa y a demanda,colecho, casa en el bosque con animales y sin calefacción, hacer pan y conservas, tejer tu ropa y un largo etc y alguans cosas las compartimos y otras no pero eso a veces les cuestaaaaaa a la gente de calle de entenderlo.

En fín que algún día chicas voy a oficializar el término patchwork homeschooling, a mi me encanta!

Un besazo!!

Educando en Familia dijo...

La ninia esta preciosisima! :D COmo pasa el tiempo :(

Maria Calderón dijo...

Buff, Yenia, tú lo sabes bien. Son unos implacables marcadores del paso del tiempo. 1beso.