8 de mayo de 2012

Divagaciones en torno al homeschooling. Contenido y forma

Diría que cuando se nos ve desde fuera a las familias que hacemos homeschooling, mucha gente piensa cosas como que qué interesante porque el niño se educa en libertad, que el niño puede seguir sus intereses y cosas así, un poco todo dentro de la mitología que se ha creado en torno a la educación en casa, al menos en nuestro país. Me parece que las cosas son menos "flower-power" que todo esto, aunque algo sí que hay.


Nunca he pensado que las familias que educan en casa sean especiales ni que los niños sean mejores o peores que otros por no ir al colegio. Al menos, nosotros no lo somos. Las cosas cotidianas son más prosaicas que tanto deslumbramiento con la educación en casa (que está muy bien, pero que hay colegios buenos y profesores que se preocupan; el homeschooling es otra opción más, tan válida como un colegio).

Soy de la opinión (espero que como varias otras personas de este mundillo) de que los niños deben tener una serie de conocimientos básicos para andar por el mundo. No creo que vayan a entrar en contacto con ciertas lecturas, autores, hechos, etc., si no se los presentamos los adultos que los rodeamos. No creo que sea una herejía el tener un programa educativo para cada año o el hacer cada día tareas académicas con ellos -lectura, escritura, mates, ciencias...

En los primeros años de la educación de un niño, estas materias formales no deberían llevarse más de dos o tres horas al día. Luego ya viene la educación libre, el que el niño pueda seguir sus intereses, sobre todo si estos son jugar y jugar.

Lo que sí podemos hacer las familias que educamos en casa, tanto las que hacemos homeschooling como las que no (pero más las primeras por su libertad de cátedra) es elegir la forma de presentar estas materias de acuerdo con la manera en que cada niño aprende: mediante lecturas, expresión artística, haciendo fichas o siguiendo libros de texto, con lapbooks o viendo documentales en la tele.


Ese es el equilibrio o forma ideal en que veo la educación en casa:

unos contenidos básicos, 
un método para aprenderlos que se adapte al niño, 
mucho tiempo libre para seguir las inclinaciones personales.

8 comentarios:

Silvia dijo...

Anda, claro, muy bien dicho.
Es que hay un misticismo, porque creo que no conocen los que opinan a ninguna familia homeschooler... si nos hubieran visto aquel dia en Madrid en el Retiro, pues hubieran dicho, ala, que estos 7 niños por ahí saltando y jugando no van al cole?
Y luego lo de las materias... jo, que el que aprendan a leer, mates, escritura, historia y ciencias como dices, no es prepararnos nosotros y a ellos para ingenieros astrofísicos, como le decía a Paloma en su blog.
Otra cosa es que las familias que blogueamos, hs y no, aportamos muchos detalles bellos de nuestro dia a dia, y podemos pasar por flower power, elitistas, snobs, o yo qué sé. Confieso que a veces termina una cansada de ver tanto blog, yo así me siento... no sólo la información, es que los que blogueamos somos cronistas, y si a eso le sumas dos o más ninios, una vida normal, con viajes, visitas, excursiones, con ninios que les encanta tal o cual cosa... pues cansamos o seguro que aplomamos, cuando no nos tienen como encuentros en la tercera fase, por medio marcianos.
Besos,
s

Marvan dijo...

Totalmente de acuerdo.
Creo que "el problema" (si así se puede llamar?) está en varias cosas.

Primero creo que tiene que ver con la "a-legalidad" de la EeF en España. Esto hace que la mayoría que hacen EeF es por ya estar realmente en contra del colegio y creer absolutamente en el aprendizaje libre de los niños. Porque los otros simplemente por no complicarse tanto, mandan a los niños al colegio. Por esto aquí abundan entre los EeF los que son más estilo "flower power" para seguir con el término. Pero Silvia sabrá que esto en EEUU no es así. En Bélgica tampoco es así. Allí nadie se escandaliza por seguir un curriculum, prepararse para un examen, comprar cada año todos los libros de texto necesarios etc.... Hay más equilibrio entre los que se encuentran en el lado "unschooling" y los que siguen "escuela en casa" completamente.

Segundo creo que también viene por la cultura general de que ahora está mal visto el "esfuerzo". Sinceramente es muy atractivo poder decir que mis hijos lo hayan aprendido todo por puro interés, sin esfuerzo y porque han querido. Pero yo he dejado de creer en estas utopías.
También es verdad que hay niños que aprenden todo sin esfuerzo y por puro interés. Haberlos haylos. Pero el peligro está creo en generalizar esto para todos los niños. Hay niños que necesitan ayuda para aprender lo básico y tienen todo el derecho en recibir esta ayuda. Y por otro lado, creo que cada niño tiene que aprender a su nivel. Es una lástima quedar por debajo de lo que uno puede o podría.....

Silvia dijo...

Así es, Marvan, aquí o donde sea que la opción esté más extendida y las familias puedan hablar de ella con tranquilidad, hay de todo pero la mayoría está, a mi entender, en ese lugar medio y sí, para nada es tabú el hablar de nuestros horarios, métodos, materiales, libros...

Si cualquier persona o cosa animan a un niño a hacer algo, está bien visto, si el padre o madre es quien sugiere, está mal visto. Si un niño hace algo tras una lectura por sí mismo, está bien visto... pero yo me digo, quién le sacó el libro de la biblioteca, o se lo compró, o se lo leyó... por qué leer algo que el niño coja de un estante está bien, y por qué no puede ser uno quien les lea, como dice Paloma, de tal o cual cosa que ellos no escogerían por sí mismos?
En fin, sigamos como dices, Marvan, ayudando a que el niño se desarrolle en todo su potencial como veamos mejor, y con los recursos, libros y planes que veamos apropiados.

Maria Calderón dijo...

Todo el mundo miente, como dice el doctor House. Yo creo que muchas veces no es totalmente una mentira, sino un deseo expresado verbalmente por los padres ante otras personas en cuanto a que su hijo va a aprender solo lo que le interese.

Pero como dices, Marvan, a veces necesitan ayuda, y es normal. Por ejemplo, la lectura es un hecho 'inventado' por la especie. No tiene por qué salir de natural el aprenderlo porque es algo artificial para un niño, un código totalmente nuevo.

Además es absurdo. Desde siempre, si no había colegios para todo el mundo y los padres deseaban o sabían leer y escribir, lo enseñaban a los hijos. No esperaban a que los niños quisiesen aprender, porque consideraban que saber hacerlo les podría ayudar a vivir mejor.

Así que lo que se hace ahora, de dejarles en barbecho y esperar, es un atentado contra el desarrollo del niño y contra la especie humana en general. Una banalización de algo que en muchos países ahora supone la forma de mejorar la vida: el que los niños asistan al colegio y aprendan ayuda a elevar la calidad de vida de todo el mundo, no sólo de ellos mismos.

1beso a las dos y gracias por vuestros siempre interesantes puntos de vista.

Silvia dijo...

Perdón por añadir algo más. Totalmente de acuerdo con lo de que es un código y enseñarlo no tenía tabús y lo hacían los padres desde siempre... pero hay un problema del siglo XX con la aparición de las escuelas, y es el mito de que es la gran cosa la lectura y mates básicas, como que necesitas materiales por un tubo, y expertos, y si un niño no aprende a una edad equis hay que dar clases de remedio, o expertos en primero? Lo que digo es que en las casas y coles pequeños se leia, se ponia al niño con las lecciones, unos rápido despegaban, otros tardaban mas, pero no habia ese mito de que todo niño aprendía a una edad equis, y lo que digo, no era un acto de congreso el enseñar... muchas veces los otros hermanos enseñaban a los pequeños y cuando tenían equis edad, leían las noticias en voz alta por la noche mientras cada uno hacía sus labores, o descansaba un poco.

Maria Calderón dijo...

Sí, los pedagogos mataron la enseñanza. Tanto experto y tanto material, y luego resulta que todo suele más sencillo. Al final la educación reglada está enfocada a sacar dinero que realmente a enseñar a los niños.

1beso.

Marvan dijo...

Oye, que yo soy pedagoga hé jajaajajaj!!!
Pero tienes toda la razón del mundo. Demasiada teoría y demasiado poco sentido común.
Además no existe la teoría que sirve para todos.
De hecho nunca ha habido tanto libro sobre ¿cómo educar? y por otro lado parece que lo hacemos cada vez peor pffff.
Tenemos que volver a buscar en el instinto materno y el sentido común.
Menos libro..... ups, si me oye CM jajajaja!
Por cierto, es un placer intercambiar opiniones.

Silvia dijo...

Marvan... CM no abogaba por MUCHOS LIBROS, al contrario, igual que nosotras, se asombraba de tanta falta de sentido común.

María, hay muchas madres (y padres y abuelos) estilo plasta, helicóptero, o mosca cojonera, ja ja ja.

Me encanta tu amiga UPE, se lo dices.

Marvan, ahora se lleva decir que no hay instinto materno, ni sentido común, y si dices algo 'natural', no estilo granola, sino en el sentido de que es natural querer aprender (y de nuevo, no digo que ala, a soltarlos solos), digo que el gusto por aprender lo llevamos todos desde que nacemos... ahora te dicen estas chorradas de construcción de sentido, de conocimiento cultural, de no instinto materno sino paradigmas de maternidad construidos en la sintáxis de una lectura de la mujer en la historicidad de la tribu... me entendéis el chiste? claro que construimos sentido, es que, señores, el hombre tiene mente, y lo natural es ser social, tener historia, aprender, tener cerebros diferentes el hombre y la mujer, estar contentos con nuestro aprendizaje... el mal rollo es el poner valor en un lado de la balanza y no en el otro... es decir, ningunear el instinto materno, explotar las ganas del niño de pegar patadas y cojer palos, y la atracción por aprender de guerras, luchas, conflictos... que a las mujeres nos podrán gustar, pero normalmente tenemos diferentes acercamientos. Y no todas las diferencias se reducen al género, eh, pero haberlas hailas, eh.