20 de febrero de 2012

Desmontando el "homeschooling"

Un título un poco grandilocuente, ya lo sé, pero me gusta la expresión.


El caso es que tengo como libro de consulta y referencia The Well-Trained Mind, de Susan Wise Bauer, y que el otro día lo saqué para consultar algo sobre los horarios (aunque la autora dice que fue su editor el que insistió en poner los ejemplos, y que cada familia debe hallar el esquema horario que le vaya bien).

Al buscar, encontré también un pequeño párrafo llamado The realities of home schooling - Las realidades del homeschooling, que voy a traducir aquí:

Aunque pensamos que la educación en el hogar es maravillosa -hemos visto a niños y padres prosperar en casa, hemos oído cientos de historias de éxito- deberías entrar en ella con los ojos abiertos.
  • El homeschooling es un trabajo duro, que requiere mucho tiempo.
  • Las tareas del hogar se resienten. Los libros y los experimentos de ciencia y los papeles están por toda la casa.
  • Todo el mundo desea abandonar en un momento u otro a lo largo del año.
  • Los niños no son siempre perfectos, y entonces no te puedes quejar del colegio ni de los amigos.
  • El programa académico se ve interrumpido frecuentemente por enfermedad, necesidades familiares y por la vida en general.
  • Los niños a menudo "no lo cogen", es decir, que pueden experimentar estancamientos o dificultades con los nuevos conceptos.
  • Los abuelos  pueden pensar que estás llevando a la ruina a tus hijos.
  • Los vecinos probablemente te dirán que estás loco.
Esto es verdad, pero lo cierto es que quienes nos dedicamos a esto, hemos sopesado los inconvenientes y las ventajas, y estas últimas ganan. Por mayoría.

2 comentarios:

♥ meninheira ♥ dijo...

Concuerdo con todo, con sus palabras y las suyas.

Un besiño y gracias por compartir este pedacito del libro
m*

Maria Calderón dijo...

De nada, guapa. A mí me llegó, sobre todo porque últimamente he leído varias entradas de mamás que hacen homeschooling que se sinceran respecto a él. Todo tiene sus pros y sus contras, y lo único que hacemos es valorar lo mejor para nuestras familias e intentar llevarlo a cabo bien, con responsabilidad.

1beso.