26 de enero de 2013

Estado de lecturas

fuente: la desconozco; es una pintura que me gustó y guardé en el ordenador, pero olvidé apuntar de quién era. ¿Alguien lo sabe?

Hay veces en que los libros no terminan de resonarnos. Esto nos ha ocurrido con La isla del tesoro, de R. L. Stevenson. Nos ha llevado cinco meses llegar al capítulo veinticinco, para dejarlo aquí. El porqué de que no terminásemos de conectar con él no es único: quizás por el exceso de nombres marineros que rompían la narración porque no sabíamos a qué hacían referencia; por la caída de ritmo a partir de la primera parte de la posada; porque la voz del muchacho Jim, que es la que cuenta casi toda la historia, suena más a adulto refiriendo sus recuerdos de niño.

Un libro que sí gustó a Joel, aunque tardamos también en leerlo, ha sido La Granja del Sauce, de Enid Blyton. Personalmente la prosa no me acaba de enganchar. Es lo que me ha pasado con los libros de esta autora al releerlos de adulta. De niña, me encantaban, pero ahora... Ni siquiera por la nostalgia soy capaz de leerlos con gusto, me resultan  aburridos en cierta manera, la forma de escribir es plana y no dibuja demasiado bien ni los personajes ni las situaciones. Pero a Joel le ha gustado. A mí lo que me encantan de sus libros, y eso para siempre, es la descripción de las comidas, las meriendas, los picnics, con las famosas cervezas de jengibre de Los Cinco, y los huevos cocidos, la mantequilla y los bizcochos que compraban en las granjas... Ay, qué tiempos.

Como parte de las lecturas que tiene que hacer Joel por sí mismo, dentro del programa de este año, estaba Alicia para niños, una adaptación de Alicia en el País de las Maravillas, hecha por Lewis Carroll para primeros lectores. Conserva el encanto de la primera Alicia, y es más fácil de leer para niños solos.

Así que ahora comenzamos con otras tres lecturas: La casa del bosque, de Laura Ingalls; La telaraña de Carlota, de E. B. White; Cuentos de hadas, de Perrault.

Con Vina es más sencillo, porque seguimos leyendo cuentos de Beatrix Potter y de los Grimm.

Nota: los libros que leo yo, los voy subiendo a QLC. Los libros que leo con los niños o que usamos cada curso, están en De Libros.

8 comentarios:

Silvia dijo...

Nosotras no nos hemos metido con Stevenson, pero leyendo un libro de Chesterton, que admiraba a Stevenson y a Dickens, me quedan ganas de leer a ambos, pero me doy cuenta de que Stevenson les gusta mucho a estos adultos varones como ADULTOS, ja ja ja. Eso que dices de tantas referencias marineras, nos pasa un poco con El viento en los sauces, cuando se mete en su onda descriptiva, es muy denso el hombre, ja ja ja, pero también es comiquísimo.

Y Dickens, del cual me encantan su Cuento de Navidad y Grandes esperanzas, los Pickwick Papers, que voy por la página 60 o así, han pasado a acumular polvo en mi Kindle... mientras que he comenzado The Island of The World, de Michael O'Brian, un tochazo, y no lo puedo dejar de leer...

A mí Alicia me encanta, pero igual, no sé cuándo se lo introduciré a las nenas, porque me gustó de adolescente y de mayor. Creo que Alicia me gusta como a Chesterton y a Lewis les gusta Stevenson... Oye, y hablando de 'buenas adaptaciones', chicas, qué hacéis que no habéis comprado el Shakespeare para niños de Lamb... BUENÍSIMO. A mí eso que me imponía tanto, fue abrirlo, leímos en español Mucho que hacer sobre nada, Much Ado About Nothing, y como que te encuentras con un viejo conocido, y te ríes de lo lindo. Es tipo soap opera de calidad, ja ja ja.

Ah, y los de Ingalls posiblemente le gusten a Joel, a mis hijas La telaraña de Carlota, hmmmm, no sé, no conectaron tanto como yo pensaba, pero el año que viene me toca otra vez con la peque cuando entre en primero.

Y Blyton... como tú, me quedo con los Cinco, tengo uno de ellos en español, y otro de relatitos cortos que nos gusta. Pero en confianza, no considero como dices a Blyton que escriba muy bien, es escritora de género, sus libros, será por cultura, por memorias de los padres y abuelos que van pasando, siguen siendo leídos...

Ya leísteis Dr. Doolittle, ese es a prueba de bombas para todos los gustos. Nosotras estamos con ...y entonces llegó un perro, de Meindert DeJong, y es entrañable, a los niños que les gusten gallinas, perros, campo, supongo les encantará.

Perdón que insista, pero debéis también leer a Hawthorne y sus dos libritos de mitología para los nenes, una vez que veáis cómo escribe, ningún otro relato de mitología le hace sombra.

juani dijo...

hola mari
el cuadro de la foto es de lee stroncek
http://www.legacygallery.com/gallery_artists/lee_stroncek.html#Top
el otro día vi que google tiene un buscador de imágenes y lo he probado con esta... y funciona

Maite dijo...

Qué chula la imagen.

A mí Stevenson me gustó por El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde pero los libros de aventura no me gustan. Fernando también dejó la isla del tesoro hace poco, así que bueno...

Laia está que lo flipa con Roald Dhal. Está devorando matilda. Quiero encontrar la telaraña de carlota en formato electrónico, pues la peli le gustó mucho y seguro que se anima también a leerlo.

A teo le gusta mucho que le lea cosas de Cornelia Funke. A mí me resulta algo recargado en descripciones, pero no sé, le gusta...

jeje, de Blyton ya hemos hablado muchas veces... se la quiero prsentar también a laia... disfruté tanto en mi infancia con las meriendas y las fiestas a media noche (en este caso todas las novelas de internados).

Un abrazo,

maite

Maria Calderón dijo...

Silvia, yo no fui capaz de leer El viento hasta hace un par de años. Luego me encantó.

Tengo los cuentos de Lamb, de una colección antigua, pero cuando se los empecé a leer a Joel el año pasado no le gustaron demasiado.

Voy a intentar conseguir los libros de Hawthorne. Los tengo siempre en mente y ya que lo dices,toca buscarlos.

1beso.

Maria Calderón dijo...

Juani, qué curioso que haya un busca-imágenes. Lo que no haga google...

1beso.

Maria Calderón dijo...

Maite, yo de Stevenson también he leído poco, y debo decir que insistí en seguir leyendo La isla porque pensaba que mejoraría, pero no.

Prueba en quedelibros o alguna página similar. Yo lo, ejem, obtuve ahí. Ahora que las biblios nos quedan un poco retiradas, tiro más de internet para conseguir libros.

Roald Dahl es una baza segura. A Joel le gustó bastante lo que leímos.

Irema se está leyendo los libros de Torres de Mallory creo que es, en la versión nueva que han sacado. Va por el tercero y le gusta mucho. Eso de los internados, las cenas en las habitaciones por la noche, tarde, y esas cosas nos debieron gustar a todas en la infancia y la adolescencia.

1beso.

Silvia dijo...

Eso... Torres de Mallory... se me olvido cual era el de internados de ninias que me encantaban de pequenia, solo podia recordar los de los Cinco.

Y aqui lo mismo, Dahl es fascinante.

Despues de ver la peli de Matilda, mis hijas me pidieron que las cortara el flequillo y se paseaban luciendo una cinta roja en el pelo, tambien que me pidieron. Pero con ese libro que no recuerdo como lo titulan en ingles, del Giant Peach, no hemos podido, eh.

Maria Calderón dijo...

James y el melocotón gigante. Ese no lo hemos leído. Los niños vieron la peli. A mí me aburrió y dejé de verla casi al principio.

Con el que Joel no pudo a partir de cierto momento fue con el de Las brujas. Me pidió que dejara de leerlo porque le asustó un asunto que no voy a desvelar aquí.

1beso.