29 de junio de 2012

Libros que leemos estos días


Tantos libros...

Hace unos días decidí que, ya que estamos rodeados en casa por libros distintos a los puramente literarios o de narración, sería una pena no leerlos en voz alta a los niños -fundamentalmente a J. Él prefiere los que le cuentan una historia, pero en esta semana le he ido leyendo otros y también se ha sentido interesado por la vida secreta de los pájaros, los romances tradicionales, la batalla de las Termópilas y algunos otros.

Por el ritmo que llevamos actualmente en casa, he descubierto que es mejor intentar leerle el máximo posible por la mañana, ya que las tardes se las lleva el nohacernada, los experimentos, los juegos, las salidas al parque.

Por supuesto no los leemos todos todos los días, sino que cada día nos ponemos con cuatro o cinco. Yo había pensado llegar hasta seis o siete, pero por el momento no lo he conseguido.
Estos son los libros que hemos leído y con los que seguiremos durante varias semanas más:

:: 115 anécdotas en la vida de los santos, Bernadette McCarver. Hemos alcanzado la letra m. Cada día un santo nos acompaña. Generalmente las anécdotas hacen referencia a la implicación en la educación de estos personajes.

:: Nuevo Testamento. Leeremos un capítulo cada vez.

:: Selección de canciones tradicionales, José Calles. Me gusta porque recoge romances, poemas y canciones tradicionales españoles.

:: Fábulas, Leonardo da Vinci. Llevamos leídos dos tercios del libro, que se compone de fábulas cortas, con moraleja. Aviso: los árboles suelen acabar mal en muchas de ellas.

:: El libro peligroso para los chicos, Gonn Igulden. Leemos salteadamente sobre las siete maravillas del mundo, la pesca o batallas famosas de la historia.

:: Los niños del agua, Charles Kingsley. Aún no lo hemos terminado, pero creo que nos faltan un par de capítulos. Es un libro ligeramente denso, pero de cuya lectura se disfruta. Aunque se puede descargar en internet, lo hemos comprado en papel, porque la traducción está revisada, hay algunas ilustraciones originales en blanco y negro, y notas a pie de página que aclaran algunos temas. Es un libro a descubrir.

:: La mitología contada a los niños, Fernán Caballero. Recomendado por Paloma, regresamos a los clásicos de nuestra cultura.

:: Enid Blyton es un clásico. Se podrá estar o no de acuerdo en cómo escribía, y en si puede resultar ofensiva su relectura con los ojos de ahora, por los tópicos o la forma de actuar y pensar. Pero yo la sigo considerando un clásico y quiero acercarla a J para que decida si la sigue leyendo o no. Con su edad, casi 8, hemos comenzado con Los Siete Secretos (yo no los leí, me quedé únicamente con Los Cinco), y J ha decidido ya que quiere hacer un club secreto, y está buscando gente y un lugar secreto para reunirse.

:: Planilandia, una novela de muchas dimensiones, Edwin Abbott Abbott. Recuerdo haber visto a mis hermanos leerlo hace unos años. ¿Será adecuada para niños? El primer capítulo sí. Ha hecho ver a J cómo una moneda u otro objeto plano se ve en Planilandia, como una línea recta. Estamos deseando leer el segundo episodio para conocer más de este país tan peculiar.

:: Seguimos con Hillyer, leyendo un capítulo cada semana.

:: Arte para niños, Gabriel Martín Roig. Donde cada capítulo se dedica a una época pictórica. Muy ameno y con muchos datos curiosos. El otro día aprendimos sobre la anamorfosis.

:: 2000 años bajo el mar: un arqueólogo submarino en Egipto, Franck Goddio. Elección de J, que quiere ser arqueólogo de mayor.

2 comentarios:

paloma dijo...

María ¿cuanto tiempo lees de cada libro aproximadamente?
Me pasa lo mismo, lo que no hagas por la mañana.....ja,ja...La verdad que ahora mismo ni por la mañana ni por la tarde, ¡¡¡tamos agotaos!!!

Maria Calderón dijo...

Poco. Depende un poco, pero generalmente: un santo, una fábula, un capítulo del NT, un capítulo de los Siete Secretos, un trocito del libro peligroso, una canción, un par o tres de páginas de los niños del agua, otro capítulo de planilandia, otro del libro de arte, otro del libro de arqueología.

Lo que ocurre es que no todos los días leemos todos los libros. Quizás unos cinco o así. Los tengo distribuidos para leerlos unos dos días por semana, otros un día, otros todos los días.

No me extraña que esteis agotados. No es sólo el calor, sino también todo el año de estudio. Hay que aflojar un poco.

1beso.