1 de mayo de 2012

El queso, el indio y el ratón

A raíz de un comentario que hice en una entrada de un blog de Paloma, me quedé con la mosca detrás de la oreja. ¿Por qué? Equiparé a Geronimo Stilton con Kika Superbruja, como literatura de baja calidad, y al parecer los libros del ratón Stilton tienen bastante éxito entre los niños, incluidos los hijos de Paloma.

Atenta entonces a lo que pudiera encontrar, el otro día leí un artículo sobre este tema en un número atrasado de CLIJ. Pensé que me desvelaría las claves del éxito de estos libros entre la infancia.

Gran error por mi parte.

Aparte de unos datos que son a mi entender lo más interesante del artículo, poco se dice del por qué tantos niños admiran y leen a Stilton.


Lo más interesante que leí fue que el origen del nombre del queso, que a su vez da nombre al ratón, estuvo en una confusión de Daniel Defoe (el escritor), y que Geronimo no tiene su origen en el indio homónimo, sino en ese grito que se lanza en las series americanas cuando uno va a hacer algo peligroso.


Por lo demás (y siempre estoy hablando de este artículo en cuestión)

.. aparece una entrevista hecha al ratón en cuestión en un suplemento infantil hace unos años, donde lo que queda claro es que él o quien le pone las palabras en la boca es un sosainas de cuidado;
.. se aclara, por si no se sabía, que estos no son los libros que educadores o profesores recomendarían a los niños por su calidad literaria, pero que la fama les ha llegado por el boca-oreja, o sea, de lector a lector.



En cuanto a lo que a mí me interesaba más, que es el por qué de su éxito... quién sabe. Sólo dos cosas parecen atribuise a ellas en este artículo:

una, el diseño, con ilustraciones coloreadas y tipografía distinta para resaltar expresiones, sonidos, etc.
dos, que a los niños les gusta porque al ratón le pasan cosas. Le suceden aventuras, aunque él no las busque porque supuestamente es un ente tranquilo y nada aventurero.

Acabáramos. Que a los niños les gusta el ratón Stilton porque le suceden cosas me parece no decir nada. Generalmente uno lee libros porque pasan cosas, aventuras cotidianas o extraordinarias que le sacan a uno de su rutina. Si esa es la explicación del por qué de su lectura, ya me imagino la calidad de los libros.

Es cierto que no puedo opinar mucho. Joel no ha llegado a la fase en la que le guste Stilton (yo tampoco), aunque tiene unos cómics sobre unas aventurillas del ratón en distintos momentos de la historia, que leímos hace tiempo y nos hicieron gracia por el ambiente en que se desarrollan.

Los que tenéis hijos que lean a Stilton, ¿por qué los leen? ¿Qué es lo que les gusta? ¿Creéis que dejarles leer este tipo de libros, tan simples literariamente, puede no ser bueno para su desarrollo lector? ¿O es al contrario, en que pasas por la experiencia de lo simple y de ahí vas avanzando a mayores profundidades literarias? ¿O ni una cosa ni la otra?

Esta última pregunta la hago porque la crítica que he leído en la red con estos libros es la del temor (no sé si comprobado) de que los niños se queden en este tipo de libro tan simple y fácil de leer y no progresen.
Esta presentación, tan atractiva a los ojos de los primeros lectores, hay que tomarla sin embargo con cierta cautela: aparte de enmascarar una calidad literaria ciertamente limitada y unas historias repetitivas sin ninguna progresión en la complejidad de las tramas ni del vocabulario usado, convierten la lectura en algo excesivamente sencillo y de fácil acomodo; de tal manera que el acercamiento a otro tipo de textos pueda hacérseles a los niños demasiado duro en el caso de estar acostumbrados únicamente a este tipo de presentaciones. [fuente]

Sólo diré que yo leo (casi) todo tipo de literatura (que me guste), incluidas las revistas del corazón en la consulta médica, y eso no hace que mi amor por lo bien escrito vaya a menos. Todo lo contrario. Busco la literatura bien escrita con más gusto si cabe después de haber estado leyendo algo tan superficial y mal escrito como una revista de prensa rosa.

Pero claro, hablando de niños, para que les guste algo, antes han de haber estado expuestos. Para que les guste la buena literatura, antes les han tenido que leer buenos libros durante mucho tiempo.

7 comentarios:

Marvan dijo...

Interesante reflexión. Gracias por compartirla.
Referente a tu pregunta. Yo estaré siempre agradecida a Geronimo Stilton porque lanzó a mi hijo mayor a la lectura de "libros gordos".
http://orca-alce.blogspot.com.es/2008/05/geronimo-stilton.html
Tengo algunas entradas más en el blog dedicado al Ratoncito ;).

¿Porque les gusta tanto a los niños?
Porque son fáciles de leer.

Lo de que pasan cosas es lógico. Nadie se leería un libro donde no pasa nada. Es la combinación que les hace popular: pasen cosas Y ES FÁCIL de leer.

¿Se quedan solamente con esto?
Si no se les ofrece nada más, es posible que se queden con esto. Pero los niños no son tontos. Si les dejamos leer Geronimo Stilton como lectura individual para mejorar su técnica y les vamos leyendo en voz alta otros libros más gordos y de literatura BUENA, ellos al final sabrán dónde está realmente lo bueno y habrán mejorado su técnica para poder finalmente hacer el salto a la buena literatura.

Al menos es lo que ha pasado en mi casa con mi hijo mayor. El ahora lee el toche que sea cuando le interesa lo que pasa en el libro y ya está.

Pero cada niño es un mundo. A mi hijo pequeño le cuesta mucho la lectura y ni Geronimo Stilton le llama mucho la atención. Los va leyendo porque cuando le ofrezco otro me dice "no mama, este para cuando sea más grande".....
Le dan miedo los libros grandes y con mucha letra.
Pues entonces que lea Stilton, comics, lo que sea.... mientras que lea y vaya cogiendo confianza.

Incluso en la biblioteca una vez la bibliotecaria me lo comentó. Stiltons son necesarios para estos niños que les cuesta más, que necesitan este paso para pasar a la otra literatura.

PERO siempre hay que seguir ofreciendo y leyendo la buena literatura a los niños y tarde o temprano pasarán. No creo que haya ningún adulto leyendose Stilton ;). Bueno, yo me leí una vez uno para saber qué tenía, pero son aburridísimos jajajaja!!!

ups, me he pasado en el comentario ;).

Maite dijo...

Hola!!

A Laia no le gusta Gerónimo, pero sí su prima o hermana, no sé... Tea. En concreto el club de Tea. Igual de libros basurilla, donde pasan cosas ratonudas y chupiguays. ¿por qué le gusta a Laia? pues lo mismo, es fácil de leer, pero al mismo tiempo están leyendo libros gordos (oooh, gran cuestión también, la capacidad de leer se mide por lo gordo que sean los libros?? no, pero les hace ilusión). También le gusta mucho un personaje (super cursi y tal), el parece lo mássss. Le gustan las amigas que se reunen y resuelven casos. El planteamiento es bueno y es atractivo, de best seller. ¿por qué la gente lee best sellers?

Luego está el tema que son libros que pasan en NEw york, en Honk kong... le gusta conocer cosas sobre esos sitios. Normalmente vienen notas de ese estilo y al final del libro vienen actividades que le gustan.

Nosotros hacemos lo mismo que marvan. Ella lee un trozo y luego nosotros leemos otro trozo de otro libro (con más chicha).

Pero yo me leí todo Enid Blyton, por ejemplo. El planteamiento de los cinco (o de cualquiera de sus series) es similiar: grupo de amigos que resuelven misterios... es un clásico punto de partida. Los cinco estaban mál escritos, había copy paste de unos libros a otros... pero enganchaban, te sumergías en sus libros, en su estructura repetitiva... era pura distracción, como lo es gerónimo y Tea. Y luego ya fui leyendo otras cosas (o intercalaba unas con otras).

Yo creo que no hay que censurar mucho sus lecturas. Si ahora les da por los stilton, pues que se sumerjan en ellos... Creo que es opor un lado y por otro, pues está bien que tengan disponbibles otros libros, y seguir leyendo en voz alta esos otros libros para cuya lectura aún no están del todo preparados pero sí para escucharlos.

No sé, quizás mi hija en el futuro sera lectora de best sellers, o quizás se de a algo de más calidad, o combine... pero creo que si ahora tiene interés en leer a Tea, pues a por ello. Lo importante es no cohartar el interés que tenga (aunque vayamos metiendo otros elementos, que los tenga ahí...)

Un abrazo,

maite

Sylvia dijo...

En casa leemos a Geronimo, y digo leemos porque empezamos a leerlos en voz alta y ahora D. se va leyendo algnos a ratos.

Es verdad que no son de una calidad extrema pero yo destacaría un par de cosas. Hay dos libros de "viaje por la historia" que aportan datos, conocimientos o como quieras llamarlo de una manera divertida y luego hay otros libros que son copias baratas de clásicos que pueden servir para que luego de mayor el niño dé el salto con el clásico de verdad u otra copia de más calidad.

Par ami esas dos razones son suficientes. Yo leía de peque los cinco y otras series también de "baja calidad literaria" pero eso no me impidió leer luego a Albert Camus, Comtesse de Ségur, Colete, y más.

Ahora leo best sellers pero también poesía, revistas, artículos científicos etc etc

Para mi lo importante de leer no es que se lea buena o mala literatura puesto que ¿ que la hace buena o mala? Quién lo decide? , lo importante es disfrutar de esa lectura, aprender, cuestionar, desconectar, imaginar ....

Y puede que Geronimo sea un clásico para cuando seamos abuelas lo mismo que lo son los cinco o el indio Yakari.

Besos

Maite dijo...

De hecho, grandes clásicos, como El maravilloso mundo de El mago de Oz, fueron muy criticados en su día por su baja calidad literaria :) El mundo de oz tiene muchísimos libros, aunque sólo nos ha llegado el primero de forma masiva.

Es interesante este tema que has puesto Maria.

Silvia dijo...

¿Por qué los leen? Porque están al alcance, en cuanto a proximidad física y capacidad lectora, porque forman parte de SU cultura del momento, y porque la relación dificultad-entretenimiento- información es buena.

¿Es o no bueno leer este tipo de libro? Malo no es, desde luego. Creo de que eso de que la mala literatura dañe es un mito. Yo no lo llamaría mala literatura tampoco, es literatura ligera, como en las comidas hay comidas altamente nutricionales, intermedias, y aquellas que no son buenas y aun así disfrutamos de ellas de vez en cuando.

Sí, con el tiempo, Gerónimo será no un clásico, no tiene los condicionantes de serlo, pero sí es posible que quede como parte de nuestro acervo de literatura 'ligera' juvenil, como lo son los libros de los cinco, que siguen sin ser clásicos en el sentido de cánon clásico, pero son 'clásicos' como digo, de la literatura 'ligera', igual que Nancy Drew, o Hardy Boys, por ejemplo.

Al cumplir años y quedar por una razón u otra en la cultura general, pasan a formar parte de nuestra idiosincrasia y reflejan una época.

Por eso si nos llaman la atención, adelante. Si no, tampoco pienso que uno se pierda gran cosa.

El leer una revista del corazón, como el comerte un trozo de tarta, no tiene necesariamente por qué arruinar el apetito por los clásicos o literatura de enjundia, ni por una buena ensalada o una sopa de verduras, a mí desde luego que no me pasa, y por lo que veo, tampoco a algunas de vosotras.

¿Avanzamos de lo simple a lo complejo? Quizá es que no sea esta la progresión, sino que alternamos lo simple y lo complejo, aunque es cierto que muchas personas se quedan en lo simple... no porque lean Gerónimo, sino porque quizá no tuvieron a alguien que les arrimara a lo que es leer un libro (que no tiene por qué ser un tocho, podemos pensar en cientos de libros maravillosos de pocas páginas), un libro, decía, que te aporte no sólo entretenimiento y distracción, sino que te edifique y te llene en todo sentido. O quizá porque nunca fueron capaces de arrimarse por cuenta propia tampoco y encontrar lo que Italo Calvino llama 'tu clásico', o el libro que te inicia en la Gran Conversación que comienza con Homero y tiene innumerables paradas y destinos.

Muchos de estos críticos o analistas de literatura infantil y juvenil no tienen ni idea de lo que hablan, al igual que muchos maestros o padres no son lectores ellos mismos, pero durante toda la primaria de los niños dan la matraca con que sean lectores. Ya de adultos, muchas personas tampoco son lectores. De hecho, la mayoría no lee nada, y otra gran mayoría se queda en lo simple. ¿Me molesta? No. Sólo me compadezco porque no saben lo que se pierden. Y muchos no es que no quieran, no pueden.

Como con la comida, muchísimos adultos son (o somos) hipócritas, queremos que el niño se coma las verduras y no las comemos o cocinamos nosotros, queremos que todos los niños sean grandes lectores, y nunca salimos de la Diez Minutos o Harry Potter, por decir algo.

En lo personal, nosotros, y es una opción como otras muchas, ni mejor ni peor, yo dejo que las niñas lean lo que les venga en gana, pero leer yo leo todo aquello que me quedó fuera del tintero. Comprar compro lo que estimo merece la pena, para lo demás está la biblioteca, y siempre se cuela alguna que otra cosilla, no soy Mrs. Scrooge con una biblioteca de sólo libros vivos o clásicos.

Ahora estamos por poner un ejemplo, con Farmer Boy y 21 Globos, y ambos son increíbles... os los recomiendo ampliamente. Ahora que también leemos juntas My Naughty Little Sister, y no son basura, pero sí lectura ligera... osea que ni tanto lo de sólo libros de calidad, leemos de todo. Intento siempre tener cosas de calidad porque si no las ofrecemos, como las verduras, en diferentes maneras y combinaciones, los niños crecerán privados de esos sabores y vitaminas físicas y mentales.

Una mezcla de todo con prioridad por lo bello, bueno y verdadero es mi motto.

Silvia dijo...

Y se me olvidó... lo más importante de por qué tengo literatura de la llamada 'clásica', es porque, simple y llanamente, es ALUCINANTEMENTE BUENA. Mil veces mejor que la ligera, pero igual, todo tiene su momento y lugar, y nosotros y los niños somos los mejores jueces para determinar ambos.

Maria Calderón dijo...

Muchas gracias a todas las que habéis respondido (y a quien lo haga más adelante), porque las vuestras son unas reflexiones muy buenas y me ayudan a ver las cosas desde varios puntos de vista.

1beso.