15 de mayo de 2012

Aprender a leer antes

Es cierto que algunos niños pueden aprender a leer sorprendentemente pronto. Pero el hecho es que el que ellos puedan no necesariamente significa que deberían. Que deberían es otra cuestión. (Ruth Beechick)

La educación no es una carrera. Un niño que aprende a leer a los tres años no ha "ganado" de ninguna manera a un niño que aprende a leer a los seis o siete años. (David Elkind)

Ambas citas aparecen en el libro de Susan Lemons, Homepreschool and Beyond

En España, aunque creo recordar que no forma parte de los objetivos de la educación infantil, todos los niños (casi todos) salen leyendo a los 5 años.


Lo cual parece una locura, porque posiblemente más de la mitad de la clase podría aprender en menos tiempo (hay que recordar que les lleva a los maestros de infantil los tres años que dura este ciclo enseñarles a leer) si se les enseñase en 1º de Primaria, a los 6. 

Es más, los libros de lengua de 1º dedican prácticamente todo el primer trimestre a las letras del abecedario. Lo cual es absurdo porque los niños de esta edad ya saben leer en una gran mayoría y se aburrirán si tienen que pasar de nuevo por las letras durante dos o tres meses más. Si no saben leer -porque siempre hay uno, dos o tres que no han conseguido aprender todavía, lo que dicen los padres y los profesores es que retrasan a los demás en clase.

Aunque tampoco estoy de acuerdo con el otro extremo, representado por las escuelas Waldorf, que no enseñan por principio las letras hasta los 7, pese a que haya niños que lo pidan.

Lo ideal sería esperar a que el niño esté preparado para aprender. Puede que piensen los profesores que les sobrecargaría tener varios niveles de enseñanza en clase, o los padres, que su hijo irá retrasado si aprende a los 7 en vez de a los 4.


Pero, ¿no sería mucho más rápido para los profes, y menos frustrante, enseñar a leer a niños que lo piden y que en pocos meses podrían conseguirlo, sin sentirse demasiado forzados a aprender? Y el que un niño aprenda a leer antes no está demostrado que mejore su nivel académico en el futuro
.

7 comentarios:

Silvia dijo...

Los profes no pueden hacerlo como el sentido común nos diría. Por qué, porque es imperativo que el grupo de estudiantes avance lo más parejo posible, y es importante que puedan para primero o así leer independientemente, y poder tener hojas que darles mientras trabajas con los que están rezagados, e igualmente, hojas que poder evaluar para poner notas o calificar, y mostrar PROGRESO.

Y perdón, lo que llaman leer es básicamente descifrar el código, luego ponen un montón de pegas porque no 'entienden' lo leido, y es porque no se les ha leido substancialmente cosas más elevadas. Lo sé porque me pasé seis años enseñando a niños de cuatro y cinco, seis y siete, lo que es el principio, medio, final, o el dónde, cuando, qué, por qué, de historias simplonas, y en vez de hacer esas páginas simplonas con esas historias rebajadísimas, más nos valdría acercar a los niños a libros vivos, y ver cómo, al margen de si leen o no lo de mi mamá me ama, mi mamá me mima... pueden captar todo el entramado de una historia, y para cuando leen, te arrancan con una maestría increíble por el vocabulario latente y la lógica desarrollada mediante lecturas de verdad.

Es como con las mates, se enfocan en el cálculo y se quejan los maestros de que no entienden qué es dos más que, o cuando usar resta o suma o la operación correspondiente al problema en cuestión.

Les damos peras y nos quejamos porque no nos devuelven manzanas. Por lo menos aquí es la queja del profesorado lo que te he dicho.

Luego decimos que no leen por placer... cuándo se les ha mostrado eso? Los mismos maestros no leen nada. Yo, mis años oscuros como lectora fueron los que trabajé de maestra... lo siento, pero no tenía tiempo entre cuidar de los niños a modo guardería, lidiar con los padres, todos los papeles y reuniones, y limpiar y organizar la clase, llegaba molida y nunca me daba tiempo de disfrutar de un libro, menos de leer algo por el hecho de disfrutarlo en voz alta en la clase...

Marhya dijo...

Esto me recuerda cuando empecé a ir al cole y el profe riñó a mis padres porque me habían enseñado a leer. Dice mi madre que iba preguntando por todas las pintadas de las paredes, ¿y por qué no iba a responder a mi interés? Yo lo pienso y creo que hizo lo correcto, siempre me ha gustado leer, quizá también porque mis padres lo hacían, no lo sé, o porque me gustaba que me contaran cuentos y quería también leerlos, la verdad es que no recuerdo el porqué ni el cómo pero creo que hubiera sido menos feliz si me hubieran negado el aprender entonces. Pero también creo que si me hubieran enseñado a leer a esa misma edad (3 años) por querer que supiera las cosas pronto sin que yo mostrar interés hubiera sido infeliz, no sé si me explico bien. Era infeliz aprendiendo números. ¿Eran los números necesarios a los seis en el cole? Bueno, supongo que si según los currículos del ministerio, pero a mi me parecía un horror, quizá simplemente no estaba preparada aún para ellos.
No sé si me he sabido explicar.
Besos.

Maite dijo...

La verdad es que todo es bastante absurdo. En el cole de Laia es verdad que en primero de infantil pasaban bastante del tema y casi te diría que en segundo. Ahora no, como hay que ser "excelente" tienes a los niños desde que entran persiguiendo este objetivo. Y como siempre, esa competitividad... ¿Es normal que un niño de tres años se ría de otro de la misma edad porque no sabe escribir su nombre??? En fin, historias para no dormir. Como este año no nos den el cole que queremos, creo que me voy a plantear en serio el "homskuling"

Y desde luego es vergonzoso ver en la primera reunión de primaria cómo las maestras se lanzan dardos porque no todos los niños pasan leyendo y escribiendo. Perdona, pero es que el objetivo es de primaria, no de infantil...

Esto es una carrera sin sentido.

Maria Calderón dijo...

Silvia, totalmente de acuerdo. Las historias de muchos libros de texto de Primaria son deprimentes. No se sabe quién las ha escrito y no tienen la más mínima atracción literaria. Cuando empiecen a leer clásicos en las escuelas a los niños, o libros modernos bien escritos, otro gallo cantará.

1beso.

Maria Calderón dijo...

Totalmente explicado, Marhya. Es ilógico que se intente frenar el aprendizaje de los niños con la excusa de que luego se van a aburrir en clase, y que de mayores se les fuerce de más a veces.

1beso.

Maria Calderón dijo...

Maite, te recibiremos con los brazos abiertos en el club. 1beso y gracias por tu comentario.

Eva dijo...

Me gusta mucho tu entrada María, y la explicación de Silvia la completa perfectamente.

Realmente todavía no se han dado cuenta en las escuelas que leer no es una "habilidad" que hay que dominar cuanto antes. Aprender a leer no es un fin en sí mismo, es un medio para acceder a algo que uno debe DESEAR.

Si en los colegios pasaran ya no días, sino meses o años enteros de tediosos ejercicios repetitivos para enseñarles a los niños a usar las videoconsolas verías como luego las usaban mucho menos!!!! Le cogerían manía al cacharrito si fuera obligatorio aprender a utilizarlo.

La pena es que la mayoría de la sociedad, profesores incluidos, aunque digan lo contrario, tienen en el subconsciente que leer es algo aburrido, porque la mayoría lo asocian con "estudio obligatorio". Creo que una inmensa mayoría de profesores no han leído tampoco nunca por placer, sólo por aprobar... y claro... eso lo acaban transmitiendo a los niños.

Un abrazo

Eva