2 de febrero de 2011

Tiñendo de púrpura

Entre otros muchos productos, los fenicios fabricaban un tinte púrpura. Lo obtenían de cocer durante diez días, en agua salada y zumo de limón, un tipo de caracol marino, el Murex. Una vez terminado, teñían lana con él, y fabricaban prendas de ropa que vendían a precios realmente caros. Como eran tan costosos y sólo se lo podían permitir algunas clases sociales, se empezó a llamar al púrpura "el color de los reyes".

Por otra parte, el proceso de producción del tinte debía ser realmente pestilente, y había un insulto que lo expresaba bien:

“¡Apestas como un hombre de Tiro!” 

(Datos del libro Story of the World: Ancient Times)

Nosotros no hemos fabricado el tinte, sino que hemos usado un colorante alimenticio para teñir pasta. Queríamos hacer un collar, pero la forma de la pasta no se presta. La próxima vez, macarrones. Y de los gordos.

 

No hay comentarios: